Top Ad unit 728 × 90

Lo Ultimo

recent

Un tal Simón de Cirene (Matutina De Jóvenes - 23 De Noviembre)

Un tal Simón de Cirene (Matutina De Jóvenes - 23 De Noviembre)
Cuando se lo llevaban, echaron mano de un tal Simón de Cirene, que volvía del campo, y le cargaron la cruz para que la llevara detrás de Jesús. Lucas 23:26

Dice Leo R. Van Dolson en El Rey ha nacido que en Londres hay una estatua de Cristo que lleva su cruz. Se dice que miles de personas pasan junto a ella cada día sin siquiera mirarla. Una inscripción al pie de la estatua dice: “¿No les importa en absoluto, caminantes?”

Jesús tomó la cruz voluntariamente por cada uno de nosotros. ¿Te preocupa? ¿No te duele pensar en ese sacrificio hecho en tu favor? ¿Qué significa para nosotros? ¿Estamos dispuestos a llevar la cruz de la negación del yo por causa de él? Simón de Cirene no tenía pensado cargar una cruz, pero la llevó con la convicción de que era necesario llevarla voluntariamente, no porque los soldados romanos lo obligaran.

Cristo dijo: “El que no carga su cruz y me sigue, no puede ser mi discípulo” (Luc. 14:27).

Vivir una vida de amor en el hogar, desarrollar el verdadero afecto hacia los padres le cuesta algo al “yo”. Tenemos que aprender a entregarnos, a sacrificar tiempo y placer, a trabajar de verdad para que eso sea una realidad.

Una joven cantante llevaba una cruz que le parecía tan pesada que estuvo tentada a abandonarlo todo. Angustiada, tomó el teléfono. Casi antes de que su amiga le contestara, le gritó, diciéndole: “¡Algo terrible ha pasado! ¡Ya no soy cristiana! ¡Lo abandoné todo!” Inmediatamente colgó el teléfono, pero entonces, sus ojos se fijaron en un cuadro en el que aparece Cristo en el Getsemaní. El corazón que ella pensaba tener muy frío comenzó a palpitar y cayó de rodillas bañada en lágrimas. No podía negar a su Señor; habría sido una ingratitud demasiado grande. Una culpa insoportable, negar al Salvador. Allí mismo consagró su vida al servicio de Dios.

Con los ojos nublados por las lágrimas, comenzó a cantar:

Por mí el Salvador, oró.

En el Getsemaní, la amarga copa la bebió, el buen Jesús por mí.

Esas palabras borraron inmediatamente todo lo que había dicho poco tiempo antes.

Recuerda que el camino a la gloria es el sendero angosto de la cruz. Cuando tomamos la cruz de Cristo, él transforma esa cruz de negación del yo en una de amor. Desde ese momento en adelante, llevar la cruz resulta un privilegio.

No temas llevar la cruz de Cristo. Todo aquel que lo ama, la lleva con alegría.
“¿Sabías qué…?”
Por: Félix H. Cortéz
Un tal Simón de Cirene (Matutina De Jóvenes - 23 De Noviembre) Reviewed by FUI PERDONADO on 9:47 p. m. Rating: 5

No hay comentarios:

Todos los derechos reservados a Fui Perdonado © 2013 - 2015
Powered by Themes24x7

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.