Top Ad unit 728 × 90

Lo Ultimo

recent

La salud del siglo XIX: Los buenos viejos tiempos eran terribles 2 (Matutina De Adultos 2014 - 04 De Junio)

La salud del siglo XIX: Los buenos viejos tiempos eran terribles 2 (Matutina De Adultos 2014 - 04 De Junio)
Tendrás un tugar fuera del campamento adonde salgas; tendrás también entre tus armas una estaca; y cuando estuvieres allí fuera, cavarás con ella, y luego a l volverte cubrirás tu excremento. Deuteronomio 23:12, 13.

Quizá pienses que este es un texto devocional extraño; pero Dios se preocupa por cada aspecto de nuestra vida. Si la gente hubiese seguido los mandatos bíblicos sobre salud comunitaria a lo largo de la historia, se habrían salvado incontables millones de vidas de enfermedades y epidemias. Si esas vidas hubiesen sido las de tu cónyuge o tus hijos, estarías saltando y alabando al Señor por esos textos de Deuteronomio 23:12 y 13.

La higiene era un aspecto del problema de salud en los Estados Unidos del siglo XIX.

Incluso, generalmente los hogares de clase media y hasta los de clase alta todavía tenían letrinas al aire libre a mediados de siglo. La ciudad de Nueva York, por ejemplo, tenía solo 10.388 inodoros interiores en 1855. Y la filtración de las letrinas masivas hacía que el agua de pozo tuviese algunas condiciones bacteriológicas “interesantes”.

En cuanto a la basura, las ciudades no tenían ningún sistema para procesarla. La mayoría terminaba en la calle, para que los cerdos que corrían libremente la hozaran. La ciudad de Nueva York de la década de 1840 tenía cientos de cerdos sin supervisión, para ayudar a ocuparse del problema.

Por supuesto, en temporadas lluviosas, los excrementos de caballo, omnipresentes, rezumaban en las calles, que generalmente no estaban pavimentadas, y con clima seco eran reducidos a un polvo muy “saborizado”, que volaba por todas partes. En las calles de la ciudad de Nueva York en 1900, los caballos depositaban unos 1,1 millones de kilos de estiércol y 227.000 litros de orina diaria. H. L. Menken describió una ciudad estadounidense como un “hedor sólido”. Y la vida rural no era mucho más saludable, ya que la mayoría de las casas estaba rodeada por “una expansión de mugre y estiércol”.

Y luego escupían. En los días anteriores a la popularidad del cigarrillo, los estadounidenses depositaban esputos de tabaco mascado por todas partes, adentro y afuera; aunque los más sofisticados no escupían sobre la mesa.

Los “buenos días de antaño” eran tiempos de ignorancia; ignorancia que tuvo un alto costo en vidas humanas. La epidemia de fiebre amarilla de Memphis y Tennessee en 1878, por ejemplo, mató a 5.150 personas, de una población de 38.500. Ese mismo año, Nueva Orleans perdió, aproximadamente, a 3.977 seres humanos. Pero, eso fue solo la mitad de las tantas muertes en la ciudad en la epidemia de 1853, que le costó 7.848 vidas. La gente atribuía la fiebre amarilla y otras epidemias al aire contaminado, que las autoridades llamaban “miasma”. Así que, la gente a menudo dormía en habitaciones poco ventiladas o sin ventilación, para preservar la salud.

Oradas, Dios, por las cosas sencillas de la vida, como el agua limpia y el aire puro.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2014
A MENOS QUE OLVIDEMOS
Por: George R. Knight
La salud del siglo XIX: Los buenos viejos tiempos eran terribles 2 (Matutina De Adultos 2014 - 04 De Junio) Reviewed by FUI PERDONADO on 8:17 a. m. Rating: 5

No hay comentarios:

Todos los derechos reservados a Fui Perdonado © 2013 - 2015
Powered by Themes24x7

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.