Top Ad unit 728 × 90

Lo Ultimo

recent

¿Pide Dios Demasiado? (Matutina de Adultos)


No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. 1 Juan 2:15.

Vemos belleza, atractivo y gloria en Jesús. Contemplamos en él encantos incomparables. Él era la Majestad del cielo. Él llenaba todo el cielo con esplendor. Los ángeles se postraban en adoración ante él y obedecían prontamente sus mandatos. Nuestro Salvador lo dejó todo. Depuso su gloria, majestad y esplendor, y descendió a esta tierra y murió por una raza de rebeldes que eran transgresores de los mandamientos de su Padre. Cristo condescendió a humillarse para salvar a la raza caída; bebió la copa del sufrimiento y, en su lugar, nos ofrece la copa de la bendición. Sí, esa copa fue agotada por nosotros; y aunque muchos saben todo esto, igualmente escogen seguir en el pecado y la vanidad. Aun así, Jesús los invita. Les dice: “El que quiera, venga y tome del agua de vida gratuitamente”…

Las verdades de la Palabra de Dios deben ser presentadas antes nosotros, y debemos aferramos de ellas. Si hacemos esto, tendrán una influencia santificadora sobre nuestra vida; nos equiparán a fin de que podamos estar preparados para el Reino de gloria; para que cuando concluya nuestro tiempo de gracia, podamos ver al Rey en su hermosura y m orar en su presencia para siempre…

Dios requiere la fortaleza del ser entero. Requiere de usted una separación del mundo y las cosas del mundo. “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él” (1 Juan 2:15). Se requiere la separación del amor al mundo, ¿y qué se le da en su lugar?

“Seré para vosotros por Padre” (2 Cor. 6:18). ¿Debe separarse del afecto de sus amigos? ¿Requiere la verdad que usted permanezca en soledad en su posición para servir a Dios, porque otros no están dispuestos a ceder a los reclamos que Cristo les hace? ¿Requiere separarse de ellos sentimentalmente? Sí, y esta es la cruz que usted debe llevar, que lleva a muchos a decir. “No puedo ceder a los reclamos de la verdad”. Pero Cristo dice: El que ama a padre o madre, o hermano o hermana, más que a mí, no es digno de mí. El que quiera venir en pos de mí, tome su cruz y sígame (ver Mat. 10:37, 38). Aquí está la cruz de la negación y el sacrificio, la separación de los afectos de los que no cedan a los reclamos de la verdad. ¿Es este un sacrificio demasiado grande por Aquel que lo sacrificó todo por usted? -Review and Herald, 19 de abril de 1870.
Desde el Corazón
Por: Elena G. de White
¿Pide Dios Demasiado? (Matutina de Adultos) Reviewed by FUI PERDONADO on 12:00 a. m. Rating: 5

No hay comentarios:

Todos los derechos reservados a Fui Perdonado © 2013 - 2015
Powered by Themes24x7

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.